martes, 28 de febrero de 2017

La ópera como otra expresión de arte


Allá por el siglo XVI surgió en Italia una nueva forma de arte, a la que le pusieron el nombre de "opera" (que significa algo así como "obras", en italiano); la llamaron así refiriéndose así al compendio de disciplinas que intervenían en su realización. Y no pudieron estar más acertados.
Fue un grupo llamado Camerata Florentina el que inventó esta clase de arte. Eran un grupo de intelectuales y artistas que se reunían bajo la protección del conde Giovanni de'Bardi, y que se reunían para debatir sobre la evolución de la música en pleno Renacimiento, que a su entender había perdido mucho de su esencia y que necesitaba volver a sus orígenes, teniendo como referencia la tragedia clásica griega, que argumentaban era más cantada que hablada.
Se equivocaban en realidad, pero gracias a esta opinión decidieron inventar una nueva clave de música, y eso dio lugar a la primera ópera que se conoció, aunque por desgracia no ha llegado a nuestros días; se trataba de Dafne, de Jacobo Peri, inspirada en el mito griego de la ninfa que se convirtió en laurel para huir del acoso del dios Apolo.
La segunda obra de este grupo fue Eurídice, y esta sí que puede ser considerada como la primera ópera que se representó en público, dando lugar a este nuevo género musical. Y desde aquí, se extendió por toda Europa, dando lugar en cada país a nuevos géneros que se desprendían de ella , y dotándola de peculiaridades propias de cada nación.
Después de todo este rollo histórico, no me queda otra cosa que decir que, seguramente, la ópera sea el género artístico más completo que existe: en él se mezcla la música, el canto, la literatura, la actuación e incluso la danza, por no hablar de la pintura y arquitectura para los escenarios, el diseño para los vestuarios y la cosmética para el maquillaje. No hay ningún otro arte que combine tan perfectamente la unión de todos los demás.
A mí me encanta la ópera, no sólo la clásica de los grandes compositores que todos conocemos: Mozart, Vivaldi, Bizet... sino también la moderna, como Jesucristo Superstar, y los musicales de cine, que me fascinan también. Soy apasionado del género, y me gustaría compartir esta afición con todos vosotros a través de este blog. Creo que mucha gente no goza de este arte no por aversión, sino por desconocimiento e ignorancia, y quizá si me leen sientan algo de curiosidad por descubrir todo lo que se podrán estar perdiendo.
No pretendo hacer un tratado ni nada de eso sobre el tema, sólo hacer un recorrido por la historia de la ópera, dar a conocer sus obras más representativas y hablar de cómo se ha ido desarrollando hasta llegar a nuestros días. Espero no aburriros, nada más lejos de mi intención, sólo acudid a estas páginas si de verdad sentís el mismo amor por la música que yo.

Y no creáis que es un género que se está perdiendo con la juventud. Os dejo con este vídeo que seguro os pone los pelos de punta: